hormigón fresco

¿Qué es el hormigón fresco? Ventajas y Usos

Compuesto por tan solo 3 ingredientes: Áridos (arena y grava), cemento y agua. El hormigón es uno de los materiales más utilizados en la industria de la construcción. Su naturaleza hace que sea ideal para todo tipo de usos que van desde estructurales hasta estéticos.

Y es que como podrás ver, el hormigón es la base de la civilización desde hace muchos años. Desde columnas, cimientos o trabes, hasta caminos y acabados usan al hormigón. Es por eso que hoy te hablaremos sobre el hormigón fresco, el tipo más común y el origen de todo.

¿Qué es el hormigón fresco?

Hablar sobre qué es este tipo de hormigón es muy sencillo, aunque primero hay que hablar sobre el hormigón mismo. Este, por su naturaleza física y química, puede pasar de un estado líquido a uno sólido. Es decir, como un hielo o una gelatina, este se endurece o fragua.

Esto hace que encontremos dos estados básicos del hormigón, el fresco y el sólido. Así es, el hormigón fresco es el nombre que recibe el hormigón pero líquido, antes de fraguar. Una vez solidificado, el hormigón recibe otro nombre el cual dependerá del tipo de hormigón.

El hormigón fresco recibe este nombre porque aún se encuentra en estado líquido, se puede bombear fácilmente. En el momento en el que el aglomerante, cemento, comienza a solidificar este perderá su estado líquido. Así es, se volverá una piedra volviéndose un hormigón solidificado el cual ya no se puede bombear.

Vale la pena hacer hincapié en el hecho de que el hormigón fresco es un nombre generalizado. Es decir, no importa si el hormigón es fratasado, desactivado, impreso, etc. Todo el hormigón antes de fraguar es conocido como fresco por su estado líquido. Así que ya sabes, antes de fraguar es fresco, después es sólido.

usos del hormigón fresco

¿Cuáles son las ventajas de este hormigón?

  1. Versátil: Sin importar el uso o la clase del hormigón, este siempre pasará por un estado líquido. Esto hace que el hormigón fresco sea muy versátil pues se adapta a cualquier tipo de hormigón. Así, desde el más básico hasta el más avanzado pasarán por este estado.
  2. Fácil de preparar: El hormigón es muy fácil de preparar pues solo requieres de 4 ingredientes (dependiendo la receta). Imagina que el hormigón es una mezcla para pastel, solo añades los secos, agua y bates bien. Así de fácil es prepararlo.
  3. Mantiene la humedad: Si bien hay que añadir agua al hormigón, así como mantenerlo en movimiento para que no se seque. En general esta mezcla tiene la capacidad de mantener el agua en su interior. Así es como el hormigón tipo fresco se mantiene, como su nombre lo indica, fresco.
  4. Fácil de transportar: Seguramente, en algún momento de tu vida, has pasado por una constructora. Allí es común ver hormigoneras y bombas de hormigón las cuales llevan esta mezcla a cualquier sitio de la obra. Esto es posible gracias a que, en estado líquido, el hormigón es fácil de transportar.
  5. Diferentes tiempos de secado: Otra gran ventaja de este hormigón es el hecho de que seca a distintos tiempos. Así es, dependiendo de la mezcla será el tiempo de secado, así como la humedad requerida. Esto te da la gran ventaja de poder usarlo cuando tú lo necesites.
  6. Accesible: Si el hormigón fuese caro, nadie lo usaría para la construcción. Afortunadamente pasa todo lo contrario pues comprar hormigón ya mezclado, fresco, es muy accesible. Eso sí, considera que el precio depende de factores como la cantidad, el tipo de hormigón o la receta.

Campos de aplicación y usos

El hormigón es uno de los materiales más versátiles, y al ser general, el hormigón fresco tiene muchos usos. A continuación, te explicaremos cuáles son los 3 campos de aplicación o uso del hormigón, más comunes.

  • Estructuras: Este es el uso más generalizado del hormigón. Su increíble resistencia, solidez y capacidad de carga lo hacen ideal para estructuras. Solo pregúntate de qué están hechas las columnas o las vigas de tu casa. Así es, hormigón reforzado con acero. Con un campo de aplicación tan amplio, los usos son muchos. Por ejemplo, la cimentación utiliza al hormigón para darle mayor estabilidad a una estructura. Las columnas de un puente llevan hormigón para poder soportar el peso de los autos y camiones. Por otro lado, las vigas de un edificio llevan hormigón para ofrecer solidez y resistencia.
  • Caminos: Otro campo de uso bastante común para el hormigón, y con creciente popularidad, es la pavimentación. Si bien las emulsiones de asfalto parecían las reinas, todo indica que ese dominio se acabó. Se ha descubierto que el hormigón ofrece una gran resistencia a las cargas y tracción, así como una durabilidad mayor. Es por eso que ahora vemos más camiones verter hormigón fresco en las carreteras y calles. Al ser más duradero se reducen tanto los gastos por mantenimiento como las molestias por baches. Eso sí, la mezcla usada es hormigón hidráulico, un tipo de hormigón especial.
  • Construcción: El hormigón es uno de los materiales más versátiles sobre la tierra. Además de ser usado para las estructuras, en la construcción se usa como pegamento. Así es, el hormigón es utilizado para pegar los ladrillos o los bloques, por ejemplo, al hacer una pared. Gracias a su solidez, el hormigón permite mantener en su lugar los muros tanto decorativos como de carga. De igual manera, este material se usa para el techado de muchas casas, así como para el piso. Las cocheras, el jardín y la acera también aprovechan el gran potencial del hormigón para su construcción. Además, sirve para decorar y dar acabados (léase sobre hormigón impreso).

Composición y características

El hormigón fresco se compone por 3 grupos de ingredientes esenciales: áridos, aglomerante y agua. Los áridos pueden ser arena y grava en diferentes proporciones y tamaños. El cemento Portland es el aglomerante más común, aunque también se puede añadir cal en mezclas como el mortero. El agua varía en cuanto a proporciones, aunque esta debe ser limpia.

Para poder obtenerse una mezcla de hormigón útil primero se incorporan los áridos y después los líquidos. Básicamente la receta es como la de un pastel, mezclando hasta obtener una masa, en este caso líquida. Las proporciones varían dependiendo del tipo de hormigón a preparar.

Algunas de sus características más importantes son:

  1. Es muy fácil de mover: Puedes llevarlo de un lado a otro con una hormigonera, un cubo o una carretilla.
  2. Es fácil de aplicar: Generalmente basta con vaciar la mezcla, distribuirla homogéneamente y alisarla para poder aplicar el hormigón.
  3. Es muy resistente: Si hay algo que caracteriza al hormigón es su resistencia. Este tipo de hormigón soporta bien el vaivén del movimiento sin perder consistencia.
  4. Se adapta a diferentes usos: Puedes fabricar hormigón para cualquier uso, desde estructural hasta estético. Para conocer su consistencia y calidad se usa la prueba del cono de Abrahams.
  5. No es costoso: El hormigón fresco es económico de producir. Puedes hacerlo tú en casa o comprarlo por metro cúbico a una productora.
  6. Requiere cuidados especiales: Si bien este material es fácil de aplicar, requiere ciertos cuidados especiales. Mantenerlo en movimiento y húmedo es fundamental para que no seque y se vuelva inútil.
hormigón

Sistema de aplicación

El hormigón fresco tiene una gran ventaja, se puede aplicar bajo diferentes técnicas. La más simple de todas es vaciar una carretilla o cubo directo en la zona. De igual forma, se puede vaciar usando palas.

Las construcciones que requieren de mayor volumen de hormigón, como una losa o solera, usan hormigoneras. Estos camiones especiales vacían una gran cantidad de hormigón sobre áreas más extensas. Para construcciones de altura, se usa una bomba de hormigón la cual bombea la mezcla a mayor altura.

Otra técnica común de aplicación es el hormigón proyectado el cual lo expulsa a gran presión. Esto permite una mayor adherencia a la superficie, ofreciendo más resistencia y durabilidad a los lugares donde se aplicó. En la construcción de carreteras se suele usar maquinaria especial para aplicarlo y expandirlo alisando la superficie.

El vaciado de hormigón consiste en colocarlo directamente en un molde para fabricar, por ejemplo, columnas o vigas. En el hormigón post tensado, se vacía y luego se tensan los cables de acero en su interior. Dependiendo de la técnica y el tipo de hormigón será el método de aplicación.

¿Por qué elegir hormigón fresco?

Elegir el hormigón fresco es algo más que recomendado en la industria. Si bien puedes comprar todos los ingredientes y prepararlo, comprarlo ya mezclado o pre mezclado puede ser más práctico. Te olvidas de las proporciones y los cálculos, solo añades agua o lo vacías y listo.

Prácticamente todo tipo de hormigón pasa por el estado de hormigón fresco así que de cualquier forma lo tendrás. El secreto está en saber aprovecharlo y en mantenerlo húmedo y en movimiento para que no seque. Así podrás aprovechar todas las ventajas del hormigón como su durabilidad, resistencia, solidez, versatilidad y bajo costo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *