Hormigón rayado

Utilizado para la construcción de muros, pisos, techos, columnas y más. El hormigón es uno de los materiales más versátiles en la industria de la construcción. Su fórmula básica hace que se pueda adaptar a diferentes técnicas de aplicación y de acabado para diferentes usos.

Así, podemos aprovechar al máximo tanto la solidez como la resistencia e incluso la estética del hormigón. Para que conozcas más, hoy te hablaremos sobre un tipo de hormigón de gran calidad. A continuación, te mencionaremos todo lo que debes saber sobre el hormigón rayado para que así aproveches su potencial.

¿Qué es el hormigón rayado?

Lo primero que debes saber es qué es el hormigón con acabado rayado. Al igual que otros tipos de hormigón, este parte de la receta tradicional o básica. Es decir, está conformado tanto por cemento, principalmente Portland, agua y áridos como arena y grava de distintos tipos.

La técnica de aplicado es la misma que en otros tipos de hormigón pues el vertido es prácticamente el mismo. La diferencia principal está en la técnica de acabado la cual permite obtener la superficie característica de este hormigón. Básicamente es el mismo proceso que usa otro tipo de hormigones como el pulido.

Como mencionaremos a continuación, para generar la superficie rayada es necesario una técnica de acabado única. Esta permite, como su nombre lo indica, rayar el hormigón una vez que va a fraguar. Así se obtienen todos los beneficios que el hormigón con rayas tiene para tu construcción.

Su superficie rugosa hace que la tracción sea mucho mejor, además de que reduce el riesgo de accidentes al resbalarte. Esto lo vuelve ideal para la construcción de grandes espacios, sobre todo donde circulan peatones o automóviles. Además de todo lo anterior, este tipo de hormigón es una solución muy económica.

Hormigón rayado

Ventajas del hormigón barrido

  • Durabilidad

Sin duda el hormigón es uno de los materiales más resistentes del mercado. Esto supone una gran ventaja pues reduce el costo de mantenimiento y prolonga su tiempo de vida. En el caso del hormigón rayado, este destaca por ser muy duradero tanto a la erosión como al desgaste.

Gracias a la resistencia del hormigón se logra tener un material que aguanta prácticamente de todo. Su superficie rayada ayuda, por ejemplo, a que el agua fluya reduciendo el desgaste. De igual forma, evita que el peso lo deforme o que los neumáticos lo rompan.

  • Rapidez

Comparado con otros materiales, e incluso variaciones del hormigón, el tipo rayado es muy rápido de colocar. Y es que no necesitas ni montar subcapas ni realizar excavaciones o alguna obra mayor que implique más tiempo. La mezcla, vaciado y el acabado se realiza en mucho menos tiempo garantizando un ahorro significativo.

Al ser más rápido, este hormigón evitará que gastas de más en renta de equipo y personal. De igual forma, los materiales requeridos son menores al ser obras más pequeñas. Si todo esto no basta, podrás tener el hormigón barrido listo para usarse en mucho menos tiempo.

  • Resistente a las temperaturas

Los cambios bruscos de temperatura suelen afectar al hormigón. Por ejemplo, si hace mucho calor este se expandirá pero, si el clima se vuelve frío este se contraerá repentinamente. Esto puede provocar la aparición de grietas y fisuras las cuales pueden terminar por fracturar al hormigón.

El hormigón rayado, gracias a su superficie especial, resiste mucho más los cambios de temperatura. Así, se reduce el riesgo de debilidad o quiebres causados por la expansión y contracción térmica. Además, este tipo de hormigón es especialmente resistente a las altas temperaturas y a los rayos del sol.

  • Es muy seguro

Una de las desventajas del hormigón y otros pisos es el agua. Con tan solo un charco, este puede convertirse en una pista de patinaje de hielo provocando accidentes y caídas. La superficie rayada de este tipo de hormigón reduce de forma drástica los accidentes y resbalones por agua. 

El rayado no solo hace que el agua fluya y no se acumule. También contribuye a mejorar el agarre de las suelas de zapatos o de las llantas de automóviles. Esto lo hace especialmente seguro, por ejemplo, para entornos peatonales o calles. De esta forma ahorrarás muchos dolores de cabeza causados por accidentes que pueden prevenirse.

  • Costos de mantenimiento

Es horrible tener que estar pague y pague el mantenimiento de una inversión que pensaste sería duradera. Con este tipo de hormigón, esto no pasa ya que al ser duradero los costos se reducen. No tendrás que estar lidiando con hoyos, baches o grietas.

Para mantenerlo, solo bastará con estarlo limpiando de forma constante pues así aseguras su durabilidad. En caso de requerir una reparación, esta es muy rápida y de bajo costo pudiéndola hacer tú mismo. Todo esto se traduce en un ahorro significativo tanto al montarlo como en los años venideros.

patio Hormigón rayado

Desventajas

  • No es tan estético

Comparado con otro tipo de hormigón, el diseño no resulta tan atractivo por lo que no es estético. Y es que solo tendremos la clásica plancha de hormigón con un acabado de rayas. Esto debido a que dicha técnica no usa áridos para dar color.

Es por eso que el hormigón rayado es más utilizado en patios, aparcadero, calles o caminos, no en espacios residenciales. Aunque si lo que buscas es un estilo industrial o vintage, esta opción encajará a la perfección. El color gris también tiene su lado bonito.

  • Abrasivo

Si bien su superficie ofrece un mejor agarre, lo que lo vuelve ideal para prevenir accidentes. Las rayas también hacen que resulta más abrasivo que otro tipo de materiales o acabados. Esto es una desventaja para carreteras, por ejemplo, donde la velocidad acelera el desgaste de los neumáticos.

Para espacios de circulación a baja velocidad el efecto es casi nulo por lo que no hay mayor problema. El desgaste de los neumáticos se mantendrá en la línea de lo normal, sin sacrificar agarre. Incluso esto se puede solucionar cambiando la profundidad y tamaño de las rayas o grecas.

  • Evita el deslizamiento de objetos

En almacenes, por ejemplo, donde se requiere un movimiento constante de objetos, este hormigón no es el ideal. Si bien tenemos más agarre, este puede dificultar el mover cosas pues la superficie es antideslizante. En el caso de un almacén, el mover un palet podría ser imposible.

Si bien esto no debería ser considerado como una desventaja sino como una ventaja, en realidad depende del uso. Es recomendado usar hormigón con rayas en espacios donde se quieren prevenir accidentes por resbalones. Si lo que queremos es deslizar algo, lo ideal es prescindir de su uso.

Hormigón barrido

¿Cómo se hace el hormigón rayado?

Montar hormigón con acabado rayado es más fácil de lo que crees. Lo primero que debes saber es que la receta del hormigón es la misma en este tipo de hormigón. Es decir, solo necesitarás de cemento (aglomerante), agua y áridos (grava y arena) ligeros.

Esto te da una gran ventaja ya que puedes comprar todos los ingredientes y tú mismo preparar el hormigón. También puedes comprar un camión de hormigón o incluso comprar la mezcla en seco y solo añadir agua. Esto se traduce en un gran beneficio para tu bolsillo.

Para colocar este hormigón, solo sigue los siguientes pasos:

  1. Preparar el terreno: El primer paso es simple. Prepara el terreno donde colocarás el hormigón alisando la superficie y limpiándola de basura. Esto evitará que el hormigón tenga formas irregulares, se vuelva frágil y se quiebre al fraguar.
  2. Coloca el hormigón: Si compraste el hormigón premezclado, entonces debes apoyarte del dispensador para distribuir la mezcla en el área. Si lo mezclaste tú, usa una pala para asegurarte que haya hormigón en todo el espacio. Toma en cuenta que debes hacerlo con rapidez para que este no comience a fraguar.
  3. Distribuye el hormigón: Una vez que vaciaste la mezcla entonces el siguiente paso es distribuirlo. Para esto apóyate de una pala y un rastrillo plano pues el objetivo es crear una superficie plana y homogénea. También puedes usar una alisadora o un rodillo aplanador para crear una superficie lisa.
  4. Déjalo fraguar: Crear una superficie lisa es fundamental para este paso. Usa las alisadoras manuales y bordeadoras para garantizar que todo quede parejo. Una vez que te has asegurado que todo está nivelado, entonces deja fraguar el hormigón. Eso sí, no debes dejarlo por mucho tiempo, solo hasta que este se vuelva ligeramente sólido y consistente.
  5. Raya la superficie: Para poder rayar la superficie, es necesario que el concreto tome cierta dureza, sobre todo en la superficie. Después de dejarlo reposar, toma un rastrillo metálico para rayar y moja sus puntas. Pásalo de forma perpendicular como si estuvieras barriendo hojas procurando mantener la misma distancia.
  6. Espera a que seque: Después de rayar la superficie y cortar las juntas, debes dejarlo secar. Una vez seco, el siguiente paso es lavar el hormigón para eliminar basura y restos. Toma en cuenta que el tiempo de fraguado final dependerá de diferentes factores como el clima.

Algo que debes saber es el hecho de que el hormigón rayado posee diferentes variaciones. Es decir, podemos encontrar hormigón con rayas perpendiculares, hormigón barrido, etc. Siendo la principal diferencia la orientación y el grosor de las rayas, así como la distancia entre ellas.

Dependiendo de la técnica de ejecución y el uso será el resultado final. Además de elegir entre rayado perpendicular, barrido, circular, etc. Podemos encontrar acabados pensados en la estética mediante el uso de pigmentos especial. Toma en cuenta que su uso está recomendado para expertos para así garantizar que estos se impregnen adecuadamente.

como se hace el Hormigón rayado?

¿Cuáles son los precios por metro cuadrado?

Al igual que sucede con otro tipo de hormigón, el precio varía dependiendo del proyecto. Y es que debes de considerar algunos factores para determinar el precio. Primero, la extensión, segundo, el tipo de hormigón rayado y por último el acabado.

Así, podemos fijar que existe un precio inicial el cual comienza en los 15 euros por metro cuadrado. Esto para proyectos básicos donde solo necesitaremos de hormigón gris con rayado clásico. Por lo regular, este tipo de hormigón es usado para proyectos de gran envergadura como parking o pequeños como garaje.

En cambio, también podemos encontrar un rango mayor el cual tiene tope en los 50 euros por metro cuadrado. Si bien el costo es alto, esto corresponde al uso de hormigón de mayor calidad y personalizado. Es decir, aquí se incluye hormigón barrido, por ejemplo, así como pigmentos específicos.

Junto con el costo accesible de aplicar el hormigón rayado, también encontramos un bajo costo de mantenimiento. Esto hace que su uso sea realmente accesible pues ahorrarás tanto en aplicación como en mantenimiento. Así tendrás un piso muy duradero sin tener que gastar mucho dinero en una construcción.


¿Por qué elegirlo para mi proyecto?

Existen muchas razones para considerar usar hormigón rayado para tus construcciones o proyectos. Una de ellas, por ejemplo, es el precio bajo pues este es accesible tanto en inversión como mantenimiento. Esto supone un gran ahorro para quienes buscan un material con excelente relación calidad y precio.

Otra gran razón para considerar usar este tipo de proyecto es lo rápido que se aplica. Y es que comparado con otros materiales, en un mismo día podremos aplicarlo. Así tendremos ahorro en dinero, materiales y recursos humanos y de maquinaria. Además, reduciremos las molestias causadas por la obra.

Su durabilidad es otro de los puntos a favor del hormigón barrido. Gracias a las rayas se reduce el desgaste por el paso de vehículos y personas, así como por el clima. De igual manera, se reduce la erosión por el paso del agua, por ejemplo. Todo junto con la solidez del hormigón convencional.

Todas estas razones son excelentes argumentos para considerar usar hormigón rayado. Aunque en realidad, la última palabra la tienes tú. Solo mira cuanto ha durado esa acerca o camino de hormigón para entender por qué esta opción destaca tanto. Así confirmarás porque este hormigón es tu mejor decisión.