Hormigón desactivado

Actualmente, el hormigón desactivado es uno de los diferentes tipos de hormigón que más se utiliza en la industria constructora. Sus usos y aplicaciones son tan diversos, que abarca una amplia variedad de aplicaciones tanto en interiores (para construir pasillos de los edificios, elaborar pisos de casas, etc.) como en exteriores (para pavimentar estacionamientos, construir el piso de terrazas, elaborar aceras, etc.).

Entre las características de este hormigón, resaltan su fácil elaboración y su aspecto rugoso (el cual, a su vez, aporta un toque de estética y elegancia al ambiente). En este artículo te diremos todo lo que debes saber sobre este material, para que así puedas aprovecharlo al máximo.

¿Qué es el hormigón desactivado?

Como bien es sabido, el hormigón convencional es un material que resulta de mezclar cemento, agua, arena y grava; sin embargo, el hormigón desactivado se diferencia del hormigón convencional en que su mezcla está compuesta por cemento, agua y gránulos de roca (las cuales pueden variar en tipo y tamaño).

Al estar formado por piedras de cualquier tipo, este material tiene la característica resaltante de brindar propiedades antideslizantes a la superficie y de aportar esteticidad (ya que las piedras hacen que el piso luzca un tanto elegante y armonioso con su entorno).

El hormigón desactivado también recibe otros nombres, como son: hormigón árido visto y hormigón lavado. Todos los nombres que recibe este material resaltan otra característica que lo diferencia del hormigón convencional, la cual tiene que ver con su modo de aplicación sobre la superficie.

Una vez que este material es vertido y esparcido sobre la superficie, se le realiza un proceso de “desactivación”, el cual consiste en aplicarle un compuesto químico denominado “desactivante”. Dicho compuesto químico ocasiona que las piedras presentes en la mezcla salgan a relucir a la capa superior del hormigón.

hormigón desactivado

Posteriormente, la superficie es sometida a un proceso de lavado, lo que da como resultado final que las piedras sean visibles a simple vista. Así, el nombre de “hormigón desactivado” hace referencia al uso del desactivante, el nombre de “hormigón árido seco” se refiere a las piedras que componen a la mezcla y que son visibles sobre la superficie, y finalmente el nombre de “hormigón lavado” señala el proceso de lavado al que es sometido este material.

Para obtener el acabado característico de este material y lograr hacer relucir a las piedras sobre la superficie, el paso clave es la adición del agente desactivante. Dicho compuesto químico es un ácido especial que retrasa el proceso de fraguado y endurecimiento de la superficie, lo que permite hacer que ésta erosione y saque a relucir las piedras áridas presentes en la mezcla de hormigón. Es de resaltar que dicho ácido desactivante no es tóxico en ningún sentido, por lo que su uso no constituye ningún riesgo para el ser humano ni para el ambiente.

Son muchos los constructores que valoran este material, ya que el acabado rústico y estético que se obtiene tras la colocación de hormigón lavado es único y elegante. Igualmente, es posible obtener una gran variedad de acabados, ya que para ello solo hace falta variar las piedras (ya sea en tipo, tamaño o color) que son utilizadas a la hora de preparar la mezcla. 

Sin embargo, el hormigón árido visto no solo es valorado por brindar una amplia posibilidad de acabados estéticos, sino también por poseer la ventaja de ser antideslizante. Gracias a que las piedras áridas están expuestas sobre la superficie, los pisos construidos con hormigón desactivado se caracterizan por ser rugosos y antideslizantes.

Es por ello que muchos constructores utilizan este material para elaborar pisos que están expuestos a las condiciones climáticas externas (como lluvias o humedades, por ejemplo), ya que la rugosidad de la superficie evita que los objetos y/o las personas resbalen. Así, el hormigón desactivado es ampliamente utilizado para construir aceras, terrazas, puentes peatonales, pisos de jardín, etc.

De igual manera, la rugosidad de este material le confiere a la superficie cierto grado de porosidad, lo que permite filtrar mejor el agua, además que confiere resistencia contra diversos agentes químicos (como los desinfectantes, por ejemplo) y contra cambios en la temperatura.

Definitivamente, el hormigón árido visto es un material duradero, de fácil instalación, resistente, estético y antideslizante, por lo que es muy valorado para llevar a cabo cualquier tipo de proyecto de construcción.


Ventajas y características del hormigón desactivado

Este material tiene muchas características y ventajas que valen la pena resaltar, entre ellas destacan:

  • Es muy resistente. Las piedras áridas expuestas sobre la superficie le aportan a este material una rugosidad y porosidad única, lo cual permite que los suelos elaborados con este tipo de hormigón sean muy resistentes y soporten diversas condiciones climáticas (como lluvia, altas o bajas temperaturas, etc.). De igual manera, la porosidad del hormigón desactivado hace que las superficies puedan filtrar mejor los líquidos y sean resistentes a diversos compuestos químicos (como el cloro y los desinfectantes, por ejemplo).
  • Es económico. En comparación con otros materiales utilizados en las construcciones, el hormigón lavado es muy económico. Además, por ser de fácil colocación y por requerir menos mantenimiento (a diferencia de otros tipos de hormigón), su uso permite ahorrar costes de personal y de materiales.
  • Brinda una amplia variedad de acabados. Como se mencionó con anterioridad, cambiando el tipo de piedra que se emplea para preparar la mezcla, es posible obtener diversos resultados que convienen con el entorno de la superficie.
  • No es dañino para el ser humano ni para el medio ambiente. El uso del compuesto desactivante no es riesgoso, ya que este material no es tóxico en ningún sentido.
  • Es antideslizante. Las piedras áridas expuestas sobre la superficie le confieren a este material propiedades antideslizantes, lo cual es una característica útil a la hora de construir superficies por las cuales transitan personas de forma constante (como pasos peatonales, aceras, etc.).
  • Muy duradero. El hormigón lavado puede permanecer intacto durante años, sin que se formen grietas y sin que se dañe la calidad del acabado. Esto es debido a la resistencia y rugosidad que caracterizan a este material.
hacer el hormigón desactivado para su patio

¿Cuáles son las Principales utilidades?

Realmente, este material es muy versátil, por lo que sus usos y utilidades son diversas (abarcando desde construcción de suelos exteriores, hasta pisos de casas y apartamentos). Además, al variar las piedras que componen a la mezcla de hormigón (cambiando su tamaño, color o tipo) es posible lograr una amplia gama de acabados, así como conseguir un toque estético único.

Principalmente, debido a su rugosidad y a sus propiedades antideslizantes, el hormigón lavado es muy utilizado para elaborar superficies que están constantemente expuestas a las inclemencias del tiempo y que son muy transitadas por los usuarios. Por ejemplo, muchos constructores utilizan este material para pavimentar puentes peatonales, aceras, estacionamientos, rampas, calzadas y calles.

Igualmente, y debido a la exposición de las piedras áridas, este tipo de hormigón también se ha empleado para adicionar elegancia y exclusividad a pisos de cascos antiguos, jardines, parques, etc. Asimismo, algunos conjuntos residenciales emplean este material para construir sus pisos, lo que le aporta un acabado único a sus condominios. 

hormigón lavado

¿Cómo hacer el hormigón desactivado?

El proceso de preparación de este material es sencillo y tiene muchas semejanzas con el proceso de elaboración del hormigón tradicional (aunque hay diferencias importantes, como la aplicación del compuesto desactivante). Así, para construir una superficie de hormigón lavado se deben seguir los siguientes pasos:

PASO 1: Nivelación del terreno. Antes de proceder a verter el hormigón sobre la superficie, es necesario asegurarse de que el terreno esté perfectamente compactado y nivelado. No debemos olvidar que el hormigón, cuando aún no se ha secado, es un material muy moldeable, por lo que si el terreno no está nivelado es posible que se formen desperfectos sobre la superficie.  

PASO 2: Delimitación de la superficie. Para evitar que el hormigón se derrame o se salga del perímetro del terreno, es necesario marcar los límites de la superficie que se desea construir.

PASO 3: Extensión del hormigón. Luego de que el terreno esté completamente nivelado y delimitado, se procede entonces a verter y extender el hormigón sobre la superficie. Para conseguir que todo el hormigón esté perfectamente distribuido y homogéneo, se utiliza una “regla” para alisar la superficie y extender el hormigón sobre ella. 

PASO 4: Fratasado manual. Este es uno de los pasos clave para construir pisos de hormigón lavado. En él, se adiciona rugosidad a la superficie, empleando fratasadoras mientras el hormigón aún esté un poco húmedo (es decir, cuando aún no haya fraguado por completo).

PASO 5: Aplicación del desactivante. Este es otro de los pasos importantes para conseguir un acabado perfecto. En él, se utiliza un compuesto químico desactivante que permite retrasar el proceso de fraguado del hormigón, erosionando la superficie y permitiendo que queden expuestas las piedras áridas de la mezcla.

PASO 6: Lavado a presión. Luego de aplicar el agente desactivante, se procede a esperar algunas horas a que el hormigón termine de fraguar. Posteriormente, se utiliza una máquina que vierte agua a presión para eliminar las partes del hormigón que no fraguaron, lo que permite dejar a simple vista las piedras áridas.

lavado el hormigon

¿Cuáles son los precios por metro cuadrado?

Aunque el precio puede variar de acuerdo a factores como la zona geográfica o la empresa constructora que lo distribuye, el hormigón desactivado es uno de los materiales de construcción más económicos del mercado. Así, el precio de este material varía dentro de un rango de 20 a 60 euros por metro cuadrado


Métodos de mantenimiento

Por ser un material poroso y rugoso, caracterizado por ser altamente resistente y duradero, el mantenimiento que se requiere es menor en comparación otros tipos de hormigón (por ejemplo, no requiere de constantes procesos de lustrado y pulido, como es el caso del hormigón pulido).

Sin embargo, sí existen algunos métodos que permiten lograr que los acabados sean más duraderos. Entre estos métodos destacan:

  • Uso de selladores: Un suelo poroso y rugoso necesita ser protegido de la grasa y de la suciedad, ya que estos elementos pueden penetrar en la superficie con mucha facilidad. Por ello, un método para mantener y preservar los pisos de hormigón desactivado consiste en el uso de agentes químicos llamados “selladores”. Estos compuestos permiten sellar los microporos de la superficie, lo que permite protegerla y facilita su limpieza.
  • Uso de resinas: Las resinas son otros compuestos químicos que suelen emplearse para mantener las superficies construidas con este material, esto permite obtener un brillo y una protección más duradera, lo que permite que el acabado no pierda su elegancia con el tiempo.
  • Uso de productos químicos convencionales: Hay muchos compuestos diseñados especialmente para limpiar todo tipo de superficies (como los desinfectantes, por ejemplo). El uso constante de estos elementos para mantener los pisos elaborados con hormigón lavado es un buen método para conseguir acabados duraderos. 

Así, son diversos los métodos que permiten el mantenimiento de los pisos de este hormigón. Sin embargo, para conseguir mejores resultados se recomienda el uso combinado de diferentes métodos.

hormigón arido visto

¿Dónde se coloca el hormigón lavado?

Son muchos los lugares donde es útil y necesario colocar un piso de hormigón desactivado. Por ejemplo, aquellos lugares que son muy transitados por las personas deben poseer un pavimento que las proteja de caídas (en especial cuando hay condiciones climáticas como lluvia o nieve). Así, es altamente recomendable su uso para elaborar aceras, pasos peatonales, puentes, etc.

Igualmente, para los amantes de la practicidad y esteticidad, también puede ser una buena opción  el colocar un piso hecho con este tipo de hormigón en conjuntos residenciales, así como su uso para construir parques, jardines y terrazas.