hormigón ordinario

¿Qué es el hormigón ordinario? Usos y Composicion.

El hormigón es uno de los materiales más utilizados en la industria. Gracias a su composición simple, este material puede adaptarse a diferentes usos y tareas. Por ejemplo, se pueden construir muros, losas y columnas. De igual forma, también sirve para decoración, acabados y hasta para caminos.

Dentro del mundo del hormigón existen una gran cantidad de tipos y variedades. Esto es gracias a los cambios en la receta, así como en el proceso de producción o acabado. Hoy te hablaremos del tipo de hormigón es más común de todos. Así es, hablaremos sobre el hormigón ordinario.

¿Qué es el hormigón ordinario?

Lo primero que hay que mencionar es la composición del hormigo ordinario. Este tipo de material se fabrica mediante tres ingredientes básicos: Áridos, aglomerante y agua. En cuanto a áridos, se usa arena y grava de más o menos de 5 mm. El agua pues es un ingrediente general y el aglomerante es cemento portland convencional.

Este hormigón es llamado ordinario porque no lleva ningún ingrediente diferente ni una técnica distinta de producción. Básicamente es la forma más común y básica de hormigón fabricada con los 3 ingredientes base de esta mezcla. No hay ningún secreto, todos podemos hacer este hormigón en casa.

hacer un suelo de hormigón ordinario

¿Cuáles son los Ventajas de este hormigón?

  • Es fácil de preparar: Al requerir solo de arena, agua, grava y cemento, preparar este tipo de hormigón es sencillo. No tienes que ser un experto para poder crear tu mezcla, incluso hay marcas que lo venden premezclado.
  • Es barato: Una gran ventaja del hormigón ordinario es el hecho de que es barato. Gracias a que usa tan pocos ingredientes, no es necesario invertir mucho dinero en su fabricación. Incluso si decides comprarlo ya preparado de alguna hormigonera, el costo es más accesible que otros tipos de hormigón.
  • Tiene muchos usos: El hormigón más básico de todos es uno de los que más usos tienen. Mientras que otros tipos, al ser especializados solo sirven para una cosa. Este tipo se puede usar para construir muros, unir ladrillos, construir columnas y crear caminos. Incluso se puede usar para decorar, hacer macetas, acabados, etc.
  • Es muy duradero: Por su naturaleza, el hormigón se endurece después del proceso de fraguado. Así, logra pasar de una consistencia líquida a una mucho más sólida y dura. Esto garantiza la durabilidad del hormigón permitiendo que dure por mucho tiempo.
  • Lo puedes hacer en casa: Si quieres aprovechar al máximo este hormigón puedes hacerlo en tu propia casa. Bastará con mezclar los ingredientes secos y luego el agua hasta alcanzar la consistencia ideal. Todo esto lo puedes hacer en un cubo o un espacio pequeño, después solo limpies y listo. Ya no necesitarás gastar más dinero.
  • Muchas opciones a tu alcance: Por si fuera poco, podrás encontrar que este hormigón se comercializa ampliamente. Es decir, podrás encontrar el cemento Portland (ingrediente básico), en una multitud de marcas. Además, el hormigón ordinario ya mezclado se comercializa por muchas empresas de la industria.

Usos y Composición

Como mencionamos en un inicio, el hormigón ordinario tiene una composición básica. Es decir, sigue la receta común o la más simple. Solo necesitas de agua, arena, grava y cemento Portland para poder fabricarlo. Esto lo vuelve el hormigón más simple y accesible del mercado, sin mucha ciencia en su receta.

Eso sí, debes saber que este hormigón suele seguir diferentes proporciones. Por ejemplo, está aquel que utiliza una parte de agua, una de cemento y 3 de áridos. De igual forma hay recetas de hormigón normal que utilizan un poco más o un poco menos de áridos.

Por ejemplo, supongamos que solo queremos un hormigón ordinario para resanar una pared. En ese caso no es necesario usar tantos áridos pues el objetivo es resanar, no aportar solidez estructural. Para la cimentación, el hormigón debe tener una buena proporción de áridos pues estos ayudan a aportar solidez estructural.

Algunos albañiles suelen añadir aditivos a este tipo de hormigón para crear una mezcla más plástico. Esto ayuda en la resistencia al hacer al hormigón más flexible y duradero. En pocas palabras, existe una receta básica de la cual derivan diferentes subtipos. Estas variaciones dependerán, en gran medida, del uso que recibirá el hormigón.

solera hormigón ordinario

Usos del hormigón

Si bien el hormigón recibe una gran cantidad de usos, 3 son los principales.

  1. Cimentación, columnas, muros de carga y vigas: Si bien el hormigón por si solo puede ser un poco quebradizo, añadirle acero lo hace muy sólido. Es precisamente dicha solidez la propiedad que se usa para la construcción de estructuras de carga. Para que una casa o edificio no colapse por los movimientos del suelo o el peso se utiliza el hormigón. Este se vacía, junto con una estructura interna de acero para crear una estructura sólida. De esta forma, se usa en cimientos, en columnas, en muros de carga y en vigas estructurales.
  2. Revoques: No basta con colocar ladrillos o bloques para construir muros, es necesario unirlos y revocarlos. Una vez seca la pared, se usa el hormigón para revocar, es decir, cubrir toda la pared con una capa. Esto se hace con la finalidad de proteger el corazón del muro, los ladrillos y la estructura metálica. Además, usar el hormigón en revoque permite crear superficies lisas ideal para diferentes acabados. Después del revoque se puede pintar, añadir pasta, yeso o imprimir alguna textura sobre el mismo hormigón.
  3. Suelos y techos: Por último, otro uso bastante común de este hormigón es la construcción de techos. Y es que el llamado colado, consiste en el vaciado de hormigón para techar. Esto garantiza un techo mucho más resistente a la intemperie, con propiedades térmico y aislamiento sonoro. En cuanto al suelo, este hormigón es utilizado para la construcción de losas, por ejemplo. Sobre dichas losas se suele colocar todo tipo de suelo: cerámico, porcelanite, madera, etc. Otro tipo de suelo que se hace con hormigón es el de cocheras e incluso caminos y calles. Todo con la practicidad de tener diferentes tipos de acabado para elegir.

Aplicaciones 

Los métodos de aplicación del hormigón ordinario son muchos. Y es que tenemos desde las opciones más básicas hasta las más innovadoras. Esto te permitirá adaptar el hormigón a diferentes tipos de usos, necesidades y presupuesto sin ningún problema.

  • Cubo, pala y carretilla: La forma más básica de aplicarlo es mediante el uso de un cubo y una pala. Si bien esto es un poco primitivo, en realidad es la forma más práctica y adaptable. Para cargar más hormigón pero en un uso casero o a pequeña escala están las carretillas. 
  • Camión hormigonero: Otra forma de aplicarse está mediante la tubería que incluyen los camiones hormigoneros. Esto permite hacer que el vaciado del hormigón sea mucho más rápido y fácil. Por lo regular, este tipo de aplicación solo se considera para áreas grandes. Si quieres pavimentar un parking entero, el vaciado mediante hormigonera es la opción más rápida.
  • Bomba hormigonero: Para el colado en techos, es necesario llevar el hormigón ordinario a mayor altura. Si bien esto lo podemos hacer con una cuerda, polea y un cubo, también podemos usar una bomba. Es por eso que una forma de aplicar hormigón es mediante el uso de una bomba hormigonera.
  • Aplicación con aire a presión: El hormigón proyectado es utilizado para recubrir paredes, dar acabados u ofrecer mayor resistencia estructural. Si bien este uso no es tan común, pues resulta muy especializado, es una forma de aplicación común. Si bien se usa hormigón convencional, la variación está en la cantidad de líquido presente en la mezcla.
  • Encofrado: Si tienes columnas en tu casa, es probable que estas se hayan construido bajo este método. Para aplicar un encofrado se construye una red metálica interna y se coloca un molde, cual pastel. Después se vacía el hormigón y se deja fraguar, para quitar el molde cual pastel desencofrando el hormigón.

¿Por qué elegir hormigón ordinario?

Existen muchas razones para usar el hormigón ordinario en tu construcción. La principal razón es la gran versatilidad de este material. Y es que se utiliza en cada parte de la construcción, desde cimientos o techos hasta muros o jardín.

Al ser muy versátil, su costo es realmente accesible pues además solo utiliza 4 ingredientes. Solo necesitamos de agua, arena, grava y cemento para poder fabricarlo. Eso sí, considera que dependiendo del uso es la proporción de ingredientes.

Si quieres hacerlo en casa, puedes comprar el hormigón pre mezclado en tiendas el cual solo necesita agua. De esta forma, tenemos otra gran razón para utilizarlo que es el hecho de que se barato. Así es, comparado con otros materiales, el costo es realmente accesible para cualquier presupuesto.

Aprovecha todo el potencial que este material tiene para ti. Deja que su solidez, resistencia y calidad le dan mucha mayor durabilidad a tu construcción. No te compliques la vida pues el hormigón ordinario está hecho para ser práctico. Además, con la información que puedes consultar en internet, ahora hacer un proyecto es más fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *